You are here
Home > opinion > ¿Eres o te haces, mexicano?

¿Eres o te haces, mexicano?

“Realmente ni se va a notar si yo no participo, ni creo que, si voy o no a trabajar, haga una gran diferencia”, decía la señora que estaba sentada junto a mí.  “Yo tengo papeles y vine legalmente. No fue fácil, pero cumplí con la ley. No quiero meterme en problemas”, decía el otro.

Ambos son mexicanos. Son muy parecidos a mí. De esas personas que en México vivíamos una vida bastante cómoda. De esas que cuando llegamos aquí nunca nos han discriminado ni nos han pedido papeles. De las que nos ponemos la camiseta verde para el mundial y extrañamos mucho los taquitos al pastor. Hablamos ambos idiomas perfectamente y entramos y salimos del país como se nos da la gana.

Somos de esos mexicanos, los que apoyamos poniendo la banderita en el Facebook, y vemos la tele y decimos “híjole que feo, pobre gente”. De esos que nos conformamos con un “está gachísimo lo del nuevo presidente. Qué feo”.

Y ya.

Es fácil decir que sería bueno que la gente en México se organizara, y que juntos, todos unidos, buscáramos acabar con la corrupción y el mal gobierno.

Allá. Acá nosotros estamos ocupados.

Honestamente, ¿no es algo incongruente? ¿qué estamos haciendo nosotros por los nuestros?

Que, si haber venido a este país sin papeles es una acción ilegal, claro, lo es.

Pero, la migración ilegal es una consecuencia de actos criminales de poderes económicos y autoridades que han tenido un impacto histórico mucho más grande y perjudicial que el simple hecho de que alguien venga a buscar una manera de darle un sustento a su familia.

Nombremos sólo algunos hechos de aquel lado: el narcotráfico, la corrupción, la falta de innovación e inversión en el campo, la dependencia del petróleo, un sistema de educación arcaico, etc.

Aquí en Gringolandia: la dependencia corporativa y del campo por la mano de obra barata, la falta de un sistema de control efectivo que penalice a los empleadores, un sistema de procesamiento de visas y papeles que no responde a la realidad económica del país, etc.

Serían varios tomos de argumentos sobre qué causa la inmigración y el flujo de habitantes de un país al otro, pero una cosa es cierta: el ser humano busca sobrevivir. Darle lo mejor a sus seres amados, busca paz, busca bienestar. Te juro que tú mismo, en las mismas circunstancias y con los mismos recursos, harías lo mismo.

Esto, filosóficamente, no es un crimen.

Un crimen es sentarnos a ver las noticias y cruzarnos de brazos, nosotros los que tenemos papeles.

Un crimen es no exigirles a nuestros gobernantes que se dejen de jueguitos de poder y shows prepotentes y examinen de manera congruente y exhaustiva su política económica que depende de la mano de obra barata pero no quiere reorganizar un sistema migratorio obsoleto.

Un crimen es no dar asilo, información, y mínimo un poquito de solidaridad para con los que hoy están arriesgando todo para permanecer con sus familias y mantener su vida.

No toma mucho de nuestra parte mostrarle a esta sociedad que reconocemos que necesitamos a nuestra comunidad inmigrante.

Mañana, jueves 16 de febrero están convocando a una huelga. ¿Funcionará?

Sólo si todos somos solidarios. Sólo si dejamos a un lado nuestra comodidad para abogar por nuestra gente. Nuestra comunidad. Pon de tu parte tu que puedes.

Habrá una demostración ante el Ayuntamiento de Austin (City Hall) de 10 a.m. a 1 p.m. 301 W. 2nd St. Asiste.

Pero si no puedes unirte a esto, puedes hacer algo.

Un correo, una llamada tus legisladores.  Mandar una donación a las organizaciones que apoyan con abogados a la gente que está siendo deportada, ayudando a alguien que hoy no puede ir por su hijo a la escuela por temor.

Opciones hay muchas, yo me pregunto si lo que hay es verdadero compromiso.

Similar Articles

One thought on “¿Eres o te haces, mexicano?

Leave a Reply

Top